EXPECTATIVAS

EXPECTATIVAS

Por. Lic. en Psicología Cristina Meza Araiza

Ced. 04937

(cel. 6121682929)

Todos tenemos expectativas, en general siempre esperamos algo de los demás, aquellos a quienes en algún momento hemos ayudado, o simplemente les demostramos lo importante que son para nosotros, pero que pasa cuando aquellos de quienes inconscientemente esperamos algo no responden como a nuestro entender deberían.

Bueno pues nos molestamos, frustramos y hasta nos indignamos, como si ellos tuvieran alguna culpa, pero no es así.

Ya sea las propias sobre mi persona, lo que soy y lo que hago, mis esfuerzos para lo que planeo a ser, y aquellas que nos hacemos sobre quienes  nos rodean.

¿Y qué pasa con esto? Bueno el problema no es de la persona que sientes que defraudo tus expectativas, no era lo que TÚ esperabas, el problema es  de nosotros, no de quien decide tomar las decisiones de su vida, ya que es SU vida y solo esa persona sabe cómo la quiere vivir y solo ella lo puede hacer.

Y que pasa con TUS expectativas… Solemos cumplir las expectativas de los demás, lo que nuestros padres, o nuestra familia espera, esto aplica en todos los sentidos de nuestras vidas.

Nadie me lo ha dicho, pero sé que quizá no haya cubierto las expectativas de los demás, lo que esperaban de mí en determinado momento, recuerdo una ocasión en que la mamá de una amiga falleció, la mire tan triste y rodeada de tantas personas que llegaban y le daban el pésame y cada que lo hacían después de estar calmada, se soltaba llorando, así que omití hacerlo, la abrace muy fuerte sin decir nada, para mí todo estaba bien, sentía que estaba respetando su dolor sin avivar ese momento tan difícil, pasaron los años y cierto día en una plática ella lo menciono, me dijo, yo esperaba que me dijeras que lo sentías… Fue tan extraño para mí, lo tomé como algo lógico, en ocasiones puedo sonar absurdo decirlo ya que absolutamente nadie puede sentirlo más que un hijo.

Y así como en esa ocasión he de tener más que no recuerdo o de las que no me percaté.

Yo no puedo juzgar o criticar a mis amigos por no reaccionar como yo lo deseo, por no pensar como pienso yo y por no hacer lo que yo en determinado momento haría.

Las expectativas hacía los demás o sobre nosotros mismos pueden ser un arma de doble filo, la vida en estos momentos me está enseñando que se hace camino al andar pero, no siempre se sigue el camino que ya creías trazado, se va creando uno propio en relación a nuestras vivencias y a las oportunidades que se presentan, lo importante es saber aprovechar y dar lo mejor de nosotros con esas oportunidades.

Las expectativas sobre mi persona son grandes si y mucho, pero he aprendido que nada en esta vida está escrito y tampoco nada se deja al azar.

¡Gracias por leerme! Tengamos una excelente vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s